El Colegio de Arquitectos apuesta a preservar el área construida del Puerto de Colón

Haciendo caso omiso de toda normativa, en diciembre del año pasado, el propietario del edificio de la ex Sub-Prefectura, ubicado en el área histórica del Puerto de Colón, comenzó a intervenirlo sin ningún tipo de autorización. Planteos que se hicieron a nivel institucional lograron frenar la embestida. Ahora ingresó al Concejo Deliberante local un “pedido de excepción”, para lo que fue consultado el Colegio de Arquitectos como organismo especialista en la materia. Este jueves 12 de mayo se presentará el informe técnico con las observaciones al proyecto.
Informe-CAPER-colon

Dicho pedido de excepción incluye “no respetar el retiro, incumplir los indicadores de F.O.S., F.O.T. y altura límite; alterar la composición de los elementos de arquitectura que configuran el diseño de la fachada de claro corte italianizante realizado en 1874, materializado en el espesor completo de la caja muraria -que era la Sub-Prefectura- y cortar un árbol simbólico. O sea, cambiar el perfil urbano por completo, transformarlo”, indicó a Espacios el presidente de la seccional Colón (Regional Este del Colegio de Arquitectos), Norberto Iribarren, al explicar las consecuencias que podría tener la autorización del proyecto.
Se trata del edificio de la ex Subprefectura Naval, ubicada en el Puerto de Colón, que era usado como oficina de registro para el comercio regional.
“El Colegio de Arquitectos, se basa en la normativa vigente (Decreto 6676/2003) de protección de edificios históricos, que contempla esta área portuaria de la zona de Colón, como así otras también de otros edificios públicos”, aclaró el arquitecto Iribarren.
“Este edificio, junto a la parte del galpón de acopio de comestibles, configuran el germen de una incipiente sociedad”, destacó el presidente de la Seccional. “Si uno tuviera que empezar a contar la historia de Colón, empezaría por estos dos edificios, este edificio público que fue testigo de un proceso en el cual nosotros como ciudad dejamos de usar un estilo colonial a usar un estilo más internacional, con la llegada de constructores desde Italia que se afincaron en el Uruguay y en el Litoral entrerriano”.
“Es una cuestión que toca las fibras de nuestras más iniciales intenciones de formación como poblado. Además de la cuestión de uso, está la cuestión construida que dejó testimonio de eso”, argumentó.
“Desde el Colegio de Arquitectos tratamos de que los pueblos conserven su identidad y su idiosincrasia rescatando estas cuestiones y tratando de dar una vuelta de tuerca como para que el privado no solamente valore este patrimonio construido sino que también pueda explotarlo comercialmente”.
El proyecto de edificación contempla 20 viviendas individuales y dos locales comerciales en planta baja, modificando casi por completo la fachada y la estructura del edificio histórico.
“Es, en definitiva, una cuestión individual. El colectivo social de la gente de Colón y todo el turismo que es la principal industria se vería afectada”, consideró Iribarren. “Estamos en la defensa y difusión, no es una defensa caprichosa desde el punto de vista de conservar porque sí, sino que hacemos un estudio de los casos con asesoramiento de profesores de historia y buscando en sesiones del Concejo Deliberante de la época”.
“Estas iniciativas a nivel de la seccional Colón se iniciaron en el 2015 al ver que este privado había empezado sin permiso ni autorización a ejecutar la demolición. Se pudo detener también la poda de este árbol añoso que es un símbolo de nuestro Puerto. Nosotros le vamos a dar un asesoramiento técnico al Concejo Deliberante, la opinión del Colegio de Arquitectos. Denotamos de que se incumplen los indicadores que el reglamento del código de edificación de Colón estipula y no solamente eso, sino que va en contra de lo que es la historia patrimonial de Colón”, agregó.
El 26 de abril, el Directorio del Colegio de Arquitectos aprobó en la reunión realizada en Paraná, apoyar la resolución de la seccional de defender el patrimonio colonense.


Parte de la historia
En el paisaje portuario de Colón conviven construcciones de diferentes períodos económicos, para múltiples usos que se agrupan en un todo armónico logrando que prime el valor del conjunto sobre el individual. Es así como vista la Ley Nacional Nº 12665, la ciudad de Colón promulgó una ordenanza declarando a todo el ámbito municipal, zona afectada a la preservación del patrimonio histórico, arquitectónico, cultural, artístico y paisajístico.
Este puerto formó parte del proyecto desarrollista de Justo José de Urquiza, que en 1860 anunció la creación de la Villa Colón en tierras de la calera Espiro, para dotar a la Villa San José de un muelle por donde sacar el excedente de su producción agrícola. Este edificio registró esos primeros movimientos, que dieron vida a la ciudad.

IMG_6050

Deja un comentario